NUESTRAS

MARCAS

Inicio

Mantener la temperatura de la vivienda

Por las rendijas de la puerta se filtra el aire frío del exterior y se escapa el aire caliente del interior. Por esto se enfría la casa. Para comprobar si pasa así, ponemos la mano entre la puerta y el suelo; si queda alguna rendija, notaremos el aire.

Antes de poner protectores para el frío en las puertas principales, lo haremos en las intermedias. Si nos protegemos para que no pase el aire hacia los pasillos, tenemos mucho ganado.

Si el tiempo es frío, es importante controlar las fugas de calor. Necesitamos un buen aislamiento térmico que incluya cristales adecuados y burletes. Así podremos ahorrar hasta un 40% en la factura de la calefacción. Además, para ahorrar energía, podemos instalar controladores en nuestro sistema de calefacción e intentar que la temperatura no suba nunca de los 20º o 21º C.

Con la espuma de poliuretano, los burletes de espuma rígida y los burletes de espuma flexible podemos tapar las fugas de aire en los laterales de puertas y ventanas. Antes de comprar los burletes, medimos bien la ventana o la puerta que nos proponemos aislar, ya que puede ser que para la misma necesitemos varias medidas de largo y ancho.

Podemos utilizar también la espuma de aerosol para aislar, teniendo en cuenta que es la que utilizan los profesionales y siguiendo siempre las instrucciones con mucha precaución. Con el aplicador, distribuimos la espuma de poliuretano en las juntas fijas de las ventanas interiores, nunca en ventanas que se abren. La espuma de poliuretano garantiza un aislamiento absoluto.

Los burletes de espuma nos sirven para una temporada, llevan autoadhesivo y se pegan en el perfil rebajado de la puerta o de la ventana. Debemos renovarlos cada temporada ya que su adhesivo no resiste el uso prolongado.

Los burletes de tubo flexible son muy útiles. Están compuestos por vainas de plástico rígido o metal que se colocan en el borde interior de la puerta. De ellas asoman unos tubos flexibles de vinilo que se aplastan cada vez que se cierra la puerta, impidiendo la filtración de frío y calor.